El sector de automoción se enfoca hacia un futuro eléctrico

EFE. Expertos en automoción, que han participado en un foro sobre el futuro del sector organizado en Burgos por la empresa Edigrup, han coincidido en que el sector en España se enfoca hacia un futuro eléctrico, aunque la introducción de estos vehículos va lenta por la crisis económica.

En este sentido, el director ejecutivo de Renault España, Antonio Alastuey, ha afirmado que el sector requiere en estos momentos apoyo de la administración para poder mantener su competitividad frente a las plantas que las marcas tienen en países emergentes.

Ha explicado que lanzar un nuevo modelo al mercado tiene unos “enormes costes” que son mucho menores en países emergentes, que están como España hace unos treinta años, también en lo que se refiere a la mayoría de los costes de inversión, por lo que es necesario el apoyo de la administración para mantener la competitividad en países como España.

Además, ha destacado el papel de las administraciones en apoyo a la empleabilidad y a la formación de los trabajadores, que son también factores de competitividad.

Alastuey ha asegurado que las plantas de fabricación de Renault en España están en los puestos de cabeza del grupo en cuanto a competitividad y ha destacado la apuesta tecnológica que les ha llevado a ser el primer constructor de automóviles que dispone de una gama completa de vehículos eléctricos.

Por su parte, el director de “Movilidad verde” de Iberdrola, una división creada hace tres años para dar respuesta a las necesidades de recarga de los nuevos vehículos eléctricos, Carlos Bergera, ha asegurado que pese a que los mercados están en un “momento contenido” Iberdrola se está preparando y ya tiene varias experiencias piloto para asegurar la recarga de coches eléctricos en domicilios, empresas y puestos en la vía pública.

Se ha mostrado convencido de que los coches eléctricos comenzarán a verse cada vez más en la calle y ha explicado que la previsión que maneja Iberdrola es que en 2020 el 10% de los coches que se vendan sean eléctricos y el 50% tengan motor eléctrico, sumando los totalmente eléctricos y los “híbridos enchufables”.

Ha explicado que, aunque un problema importante era la duración de la recarga de estos vehículos, en este momento hay una fórmula de recarga lenta que dura entre seis y ocho horas, pero también hay una recarga rápida, que se hace con potencias que incluso superan los 50 kilovatios, que llena el 80% de las baterías en sólo quince minutos.

Precisamente el presidente de los empresarios de Burgos, Miguel Ángel Benavente, es promotor de un vehículo eléctrico que ha diseñado su empresa, Casple, que ya tiene concluido el prototipo.

Ha afirmado que en este momento se están preparando para comercializar el nuevo modelo porque, aunque no es buen momento, quieren estar “en la rampa de salida” para cuando termine la crisis.

Por su parte, el consejero de Economía y Empleo de la Junta de Castilla y León, Tomás Villanueva, que ha clausurado el foro, ha explicado que en este momento el sector de automoción está “relativamente tranquilo”, aunque ha advertido de su dependencia del mercado europeo, en el que se vende el 90% de la producción española.